Así como el papel de la mamá juega un papel determinante en la vida de un hijo, los valores y hábitos que trasmita el papá, son vitales en el crecimiento y formación de un hijo.

Por eso, en este mes de junio, que celebramos el Día del Padre en México, queremos reconocer que su aportación al crecimiento y hábitos de vida, son sumamente importante para la familia.

Sé un padre saludable

Como seres humanos y padres, debemos ser conscientes del impacto que tenemos en la gente que nos rodea, como son los hijos. Por eso, es importante que a través de tu ejemplo generes y promuevas  hábitos saludables en la gente que más amas.

De acuerdo con el National Responsible Fatherhood Clearinghouse, existen algunas estrategias que te ayudan a ser un padre saludable y  a detonar bienestar en tus hijos.

¡Conócelos!

  1. Participa en actividades físicas con tus hijos. Da un paseo, nada o juega con ellos. El objetivo es que convivan contigo para reforzar los lazos familiares e incentivar, a través de la diversión, la actividad física.
  2. Consume y prepara comidas saludables para ti y tu familia. Como padre, la responsabilidad no se centra sólo en proveer recursos para la casa y/o educación, sino también en ser parte del hogar, cocinar y estar en momentos tan memorables, como es compartir los alimentos.  Esto ayuda a ver la comida  como “un vehículo para ganar salud” y no como “premio o castigo” por ciertas conductas-acciones.
  3. Visita tiendas locales y naturales. Lo ideal es que desde pequeños promuevas que tus hijos te acompañen a hacer compras del súper en mercados o tiendas donde vendan productos naturales, locales y empáticos con el medio ambiente y/o planeta. De esa forma, crecerán con una mayor conciencia sobre el poder de la nutrición.
  4. Sé un buen ejemplo, es decir, haz ejercicio regularmente, come bien, evita fumar o beber alcohol en exceso, convive y sé un padre presente.
  5. Corrige, sin ser agresivo o violento. Cuando tengas que llamar la atención, hazlo a través de palabras claras y puntuales, no a través de las groserías, comparaciones y/o violencia que sólo merman la autoestima de tus hijos, además de que generas más sentimientos tóxicos con ellos mismos y su entorno.

 

Y es que los niños que tienen padres que participan activamente en sus vidas son más propensos a tener buena salud física y emocional, a tener logros académicos y a evitar a tener sobrepeso, obesidad, enfermedades metabólicos, así como el desarrollo de alguna adicción como el consumo de drogas o alcohol.  #eligebien #comidadeverdad

Posts Relacionados

Deja tu comentario