Cada día es más evidente que para tener un estilo de vida saludable, es importante que incorporemos todos los grupos de vegetales, proteínas y semillas para ganar salud y bienestar…

Y aunque en el pasado se consideraba que habría que reducir la ingesta de semillas como la linaza, avena, quinoa, mijo o arroz por la falsa creencia de que subían de peso,  ahora se sabe que éstas son básicas para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Empero, cómo nos benefician, te lo decimos…

  1. Aceleran tu metabolismo

Las semillas como la linaza, avena, amaranto o  mijo te dan saciedad y contienen un bajo índice glucémico y son carbohidratos complejos que aceleran tu quema de grasa, por lo que evita que tengas más antojos por lo dulce o chocolatoso, a lo largo del día.

  1. Mejoran tu digestión

Las semillas contienen altas dosis de fibras, sobre todo en una denominada “fibra alimenticia”, que es un tipo de carbohidrato que está localizado en las plantas. Ésta no se deshace en el estómago y llega a los intestinos intactos, donde ayuda a mejorar el tracto intestinal y aliviar el estreñimiento.

Además las semillas, que además incluyen alimentos como maíz, habas, semillas de girasol, sésamo, etc, tienen un poder antiinflamatorio, controlan los niveles de azúcar en la sangre,  son benéficas para que el cerebro funcione correctamente y combate problemas óseas como osteopenia u osteoporosis.

Posts Relacionados

Deja tu comentario